Entrenamientos para niños: ¿cómo animar a los más pequeños a ser físicamente activos? / ENTRENAMIENTO

Entrenamientos para niños: ¿cómo animar a los más pequeños a ser físicamente activos?

Olimp Sport Nutrition
2021-09-27
Entrenamientos para niños: ¿cómo animar a los más pequeños a ser físicamente activos?

El deporte tiene una serie de valiosos beneficios para la salud, tanto para los niños como para los adultos. Sin embargo, los niños suelen resistirse al ejercicio. ¿Cómo animar a sus hijos a ser físicamente activos? ¿Cómo preparar los entrenamientos para los niños?

¿Por qué los niños no quieren ir a entrenar y hacer actividad física?

Es difícil señalar una razón específica para ello. En muchos casos, los niños se ven obligados a seguir las pasiones de sus padres; en el caso de los más pequeños, hay que tener en cuenta que no todas las formas de actividad física despiertan su interés. Entonces el niño trata al entrenamiento como una tarea desagradable, lo que sin duda puede desanimarle a hacer deporte durante mucho tiempo.

 

Otra razón común es simplemente el exceso de entrenamientos y actividades extraescolares. Los niños, al igual que los adultos, necesitan tiempo libre exclusivamente para ellos y sus propias necesidades. Después de unas horas en la guardería, el jardín de infancia o el colegio, los niños pueden quedar agotados, y la siguiente obligación en forma de actividad física puede ser simplemente abrumadora. Por lo tanto, vale la pena asegurarse de que el horario semanal de su hijo incluya suficiente descanso y la oportunidad de ocuparse de sus propios asuntos.

 

La última razón, y por desgracia muy popular, por la que los niños muestran aversión al deporte es la inseguridad. Tener sobrepeso, estar en baja forma, no tener la ropa adecuada para hacer ejercicio... todo esto puede hacer que los niños sean reacios a realizar actividades físicas con sus compañeros.

¿Cómo animar a los más jóvenes a ser físicamente activos?

Aunque esto pueda parecer un reto, en realidad es importante adoptar el enfoque adecuado. Es importante hablar con el niño y averiguar qué quiere, porque no ha estado expuesto a la actividad física antes. Por eso es tarea de los padres introducir al niño en diferentes deportes: algunos niños se sentirán satisfechos con el entrenamiento de fútbol, otros con la natación en la piscina y otros con los paseos en bicicleta o los partidos de tenis o tenis de mesa.

 

El interés por el entrenamiento es, por supuesto, una cuestión muy importante, que desempeña un papel muy importante para los niños en términos de motivación. Los padres deben inspirar a sus hijos para que realicen actividades físicas (por ejemplo, ayudándoles a hacer algunos ejercicios o entrenando juntos), apreciarles por los resultados obtenidos y ayudarles a organizar su tiempo (por ejemplo, llevándoles a un club deportivo después del colegio).  Además, vale la pena llevar a tus hijos, por ejemplo, a un partido o a una competición profesional, para que puedan sentir el ambiente del evento y experimentar las emociones que acompañan a las luchas de los jugadores.

 

Los padres no deben ejercer presión: un exceso de presión puede desanimar rápidamente e incluso provocar el deterioro de la forma física del niño. Conviene evitar las críticas infundadas y los reproches. Detectar errores importantes, por ejemplo en la técnica de los ejercicios, está perfectamente justificado, pero comentar cada error es completamente innecesario y no servirá de nada.